FAQ

Preguntas Generales

100% a base de plantas. Proteínas, carbohidratos y grasas extraídos principalmente de la soja y los guisantes. Alta en minerales y micronutrientes se trata de ingredientes simples, sencillos y naturales.

Todos los productores de carne vegetal tienen en alta consideración su impacto social y medioambiental. Por eso mismo, trabajan constantemente para mejorar su producto con nuevos formatos más nutritivos y naturales. Sin GMOs. Sin transgénicos. Sin gluten (en la mayoría de formatos)

A diferencia de la proteína animal, la carne vegetal está libre de hormonas y antibióticos, su índice de colesterol nulo y, salvo la soja, no contiene agentes alérgenos. No solo es más sana a nivel nutricional sino que su producción es tan sostenible que, en relación a la proteína convencional, su producción requiere un 96% menos de agua, un 46% menos de energía, un 93% menos de tierra y genera un 90% menos de gases.

Después de extraer la parte proteica del vegetal (haba de soja o guisante), se trata con agua filtrada para crear una masa. A esta masa se le da consistencia y textura de carne mediante un proceso de extrusión, donde se le aplican cambios de temperatura y presión a la masa de proteína. (Este proceso, pese a sonar raro, se usa en la fabricación de galletas, pasta y cereales.) Una vez adquirida la textura deseada, se marina con especies y los diferentes ingredientes para darle el color y el sabor para que se vea, se cocine y sepa cómo la carne normal.

La proteína por excelencia es la de la haba de soja, cuya capacidad de transformación tiene el mayor potencial para conseguir imitar la textura de la carne animal. Si quedarse atrás, la proteína de guisante es otra candidata a formar parte del futuro de la carne vegetal. Entre las proteínas usadas también se incluyen la del salvado de arroz y la de habas, que aportan diferentes matices a la consistencia del producto final.

A diferencia de los peligros que puede suponer el romper la cadena de frío de un producto animal, volver a congelar carne vegetal sólo puede afectar a su textura, haciéndola un poco más seca. Nada más. Pese a eso, recomendamos que se respete la cadena de frío de manera que puedas disfrutar del producto en su óptima condición.